CERRAD LAS VENTANAS

por David Lorenzo Cardiel

En las tricheras no hay ventanas, sólo frío y lodo. Cualquiera lo sabe. Hay quien mira al anochecer detrás de las cortinas la vida nómada de los soldados. Le delata el tintineo de la vela. Cualquiera sabe que en las trincheras no hay ventanas, pero aún así, deben estar cerradas.

Creo que ha llegado el momento de refugiarse del aire fresco, porque mina, porque espabila demasiado, porque su soplo puede congelarnos los rasgos de nuestros rostros. Porque estamos hartos del aire fresco, de las promesas vacías y de que unos no valgan igual que otros. Porque el aire fresco que antes aliviaba ahora es frío, y amenaza con helar nuestra alma.

Que le den al aire fresco. Cierren las ventanas. Hace demasiado frío aquí dentro. Ya habrá tiempo de buscar las flores cuando llegue la primavera.

Anuncios